¿Conoces los cursos Premium de UniMOOC?

Nueva figura jurídica en España: el Emprendedor de Responsabilidad limitada.

seguro-hogar

A la hora iniciar una actividad empresarial, el emprendedor español solía convertirse en empresario individual, y el panorama legar de responsabilidad que tenía que afrontar en caso de que la aventura no acabara en buen puerto era uno de los hechos que más preocupación despertaban y despertarán, ya que debía responder con todo su patrimonio de las posibles deudas que su iniciativa emprendedora pudiera ocasionar.

Sin embargo la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, incluye en el Capítulo II del Título I una nueva figura que cambia el panorama emprendedor en España: el “Emprendedor de Responsabilidad Limitada” (ERL en adelante).

Convertirse en ERL permite al empresario persona física evitar que la responsabilidad derivada de sus deudas empresariales o profesionales afecten a su vivienda habitual. De esta forma el emprendedor evita que su vivienda pueda ser embargada por obligaciones personales que se deriven de su actividad profesional, evitando que su actividad económica afecte al núcleo personal.

ERL

Para poder adquirir la figura de ERL se deberán cumplir ciertos requisitos. En primer lugar la vivienda no debe estar relacionada en el Libro de inventario o cuentas anuales de la actividad profesional del empresario. Tampoco podrá ser de valor superior a 300.000 euros. Se deberá indicar el bien inmueble, propio o común, que se pretende desvincular de las obligaciones derivadas de la actividad profesional en el momento de la inscripción del emprendedor en el Registro Mercantil. También deberá indicarse en el Registro de la Propiedad con posterioridad al procedimiento anterior.

Una vez llevados a cabo los trámites anteriores, el emprendedor no responderá con su vivienda habitual por las obligaciones personales que se deriven de su actividad empresarial. Sin embargo dicha limitación no se extenderá en los siguientes casos: no existirá extinción de responsabilidad con las deudas contraídas por el empresario con anterioridad a su inmatriculación en el Registro Mercantil como ERL; su limitación de responsabilidad no afectará a las obligaciones no empresariales del emprendedor ni a los créditos de derecho público, como las deudas tributarias o con la Seguridad Social. En este último caso la Administración Pública únicamente podrá desarrollar las actuaciones de cobro establecidas en su normativa y ejecutar embargo sobre la vivienda habitual del ERL cuando no se conozcan otros bienes del deudor con valoración conjunta susceptible de realización inmediata en el procedimiento de apremio.

Si queréis saber más sobre esta figura en particular y sobre la legislación para emprendedores en particular, ya tenéis a vuestra disposición el primer módulo del curso Legislación para Emprendedores:La Ley del Emprendimiento