¿Conoces los cursos Premium de UniMOOC?

Emprendiendo en Irlanda: CEEI y UniMOOC.

dublin-quays-panorama-cropped-version-pre-processing

Reconozco que soy un enamorado de Irlanda. Además de por motivos ‘familiares’, adoro su tierra verde y su cultura celta, su carácter acogedor fruto de su herencia emigrante, y sobre todo las oportunidades que ofrece por ser junto al Reino Unido el único país de Europa con el inglés como lengua oficial.

Aunque muchos han criticado a Irlanda de juego sucio para atraer a grandes empresas como Google o Facebook, detrás de un Impuesto de Sociedades reducido hay una clara apuesta por la innovación como motor del crecimiento, que lejos de evitar, sería recomendable imitar. No vamos a negar la importancia de la carga fiscal, pero hemos de destacar tres puntos clave:

1. Según todos los expertos, atraer capital inversor es de vital importancia para la economía de un país. Por ello, todos los gobiernos cuentan con planes de incentivo a empresas extranjeras. De hecho, existen fórmulas extensamente empleadas como las subvenciones públicas o las ayudas a la inversión que se aplican con total normalidad, sobre todo si la multinacional amenaza con irse. E incluso la crisis económica ha popularizado la peor de las herramientas posibles: la “congelación salarial” en pro de la competitividad.

2. Los “beneficios” con los que cuenta el sector tecnológico en Irlanda no son más importantes que el apoyo político que desde países como España se ha dado a grandes grupos empresariales. Solo hay que notar una ligera diferencia: mientras en Dublín se apostó por una reducción fiscal, en España se ha apostado desde hace años por las recalificaciones, contratos públicos a dedo y herencias de monopolios estatales.

3. Frente a política de apoyo a los sectores tradicionales, la apuesta por la innovación supone rendimientos muy elevados, con empresas que motivan un empleo altamente cualificado. Esta política tiene un resultado: en una década Irlanda pasó de ser el país más pobre de la Unión Europea al más rico en términos per cápita, creando un cluster tecnológico envidiado en toda Europa por su capacidad de atraer y retener talento.

logo-ceei-unimooc

UniMOOC y el Círculo de Emprendedores Españoles en Irlanda (CEEI).

Por estas y otras razones, Irlanda se llena cada año de personas de otros países, que buscan emprender y sacar sus proyectos adelante en un entorno adecuado.

De hecho, los españoles tenemos en Irlanda, y especialmente en Dublín, uno de nuestros clásicos puntos de emigración profesional desde la década de los 90. Pero no toda la gente que busca en el norte de Europa una oportunidad la encuentra fácilmente, y muchos ni siquiera saben cómo buscar. De ahí que la existencia de instituciones que aglutinen a emprendedores se haga cada vez más importante en el exterior para los nuevos emigrantes.

El Círculo de Emprendedores Españoles en Irlanda (CEEI) es uno de esos casos que merecen la pena destacar. Desde hace menos de un año vienen potenciando el encuentro entre profesionales que marcharon a Irlanda buscando un futuro. Para ellos crean eventos, exposiciones, networking, e involucran a otras instituciones y empresas españolas del área. Todo con tal de poder hacer realidad o mejorar proyectos personales.

En UniMOOC mantenemos una promesa en firme desde que comenzamos esta aventura en 2012: “apoyar a los emprendedores“. Con nuestros escasos medios creamos contenidos, involucramos a instituciones en su apuesta por el emprendimiento, y damos difusión de los proyectos que más llaman nuestra atención. Y el CEEI es sin duda uno de ellos :)

En algunos meses veréis los resultados de la colaboración UniMOOC + CEEI, pero sirva este post para dar la bienvenida oficial al Círculo de Emprendedores Españoles en Irlanda a nuestra familia. Es un orgullo poder contar con vosotros en esta aventura.