¿Conoces los cursos Premium de UniMOOC?

Cómo gestionar el estrés del emprendedor en 5 pasos.

estrés-emprendedor¿Cómo comienza el estrés del emprendedor?

Pongámonos en situación: largas jornadas en la oficina o en casa diseñando tu modelo de negocio, qué precio poner a tu servicio, buscando un buen proveedor o enfocando a tus clientes. Sal a la calle, busca financiación, peléate con bancos, compite con otros emprendedores, o convence a tu familia y amigos para invertir en tu idea. Ahora busca un local, adquiere equipos, contratar personal y pon el producto en el mercado.

Exacto: no eres un trabajador más. Eres un emprendedor, y sobre tus hombros recae la difícil tarea de levantar tu propio proyecto vital, en el que muchas veces alcanzar los objetivos previstos requieren de todo tu esfuerzo. Y al acabar todo este proceso notas que empiezas a estar desbordado por el estrés que casi todos los emprendedores sufren.

Es momento de gestionarlo, de transformar ese estrés y la ansiedad que lo acompaña en un potente catalizador hacia el éxito. Aquí te damos 5 pasos recogidos por el blog The Most Important Thing.

1. Deja de preocuparte de aquello que no controlas. En la vida y en los negocios hay multitud de situaciones que quedan fuera de nuestro alcance, sobre todo cuando las decisiones dependen de terceras partes, como proveedores o clientes. Muchas veces las cosas caen por su propio peso, incluso aunque no intervengamos.

2. Redirige toda esa energía en aquello que sí controlas. Ese tiempo de preocupaciones evitan que puedas desarrollar otras actividades quizá mucho más productivas, sobre todo en cuestiones de tu propio producto. Es posible que el tiempo que dedicas a mejorar tu producto termine por repercutir positivamente en aquello que te preocupaba tanto.

3.  Aprende a ver las cosas con perspectiva. La actitud positiva y las decisiones basadas en un estudio cuidadoso de las situaciones te llevarán al éxito. Cuando eres positivo, aprendes a ver mucho más allá de los problemas que tienes delante. Además, superarlos con una “sonrisa” te genera experiencia y confianza en ti mismo muy válida para las siguientes ocasiones.

4. Crea redes de contacto con personas en tu situación (en este caso emprendedores) que puedan aconsejarte en casos de estrés o ansiedad. Una visión basada en la experiencia o resultados propios te ayudará a calmarte y a superar tus problemas gracias a los consejos que recibes. Es muy posible además que aprendas a encontrar oportunidades u obtener ventajas de situaciones difíciles.

5. Lee sobre emprendedores de éxito. Todo emprendedor tiene su historia, compuesta de altibajos, de miserias y de triunfos. Busca cómo puede inspirarte, qué errores no deberías cometer, o cómo serías capaz incluso de mejorar lo que el “Steve Jobs” del momento llegó a conseguir partiendo de la nada.

Sabemos que no es nada fácil, y que reconducir una situación de estrés no es algo que pueda hacerse con un blog, pero esperamos que te sirvan de ayuda estos consejos. De todas formas, muchas veces ese estrés del emprendedor suele solucionarse con el gesto más fácil de todos: apagar el móvil cuando sales del trabajo.