¿Conoces los cursos Premium de UniMOOC?

Mejora tu productividad: 5 consejos para emprendedores.

Hombre-frustado

Frankie says “Relax”

La productividad en el trabajo es algo esencial para completar con éxito diferentes tareas. La capacidad para organizar nuestro tiempo es clave sobre todo cuando, como en el caso de los emprendedores, tenemos multitud de actividades pendientes en la cabeza: informes, facturas, pagos, contratación de personal, apuntarte a ese proyecto, el MOOC que nunca terminas…

Lamentablemente no existen remedios mágicos, ni soluciones caseras, ni podemos hacer que el día tuviera 32 horas (aunque nos gustaría). Sin embargo, sí existen una serie de “tips” que esperamos sirvan para que remontes la actividad en tu trabajo. Aquí te ofrecemos cinco consejos para mejorar tu productividad que seguimos en UniMOOC:

1. Limita tu tiempo en las redes sociales.

Las redes sociales son una herramienta necesaria para emprender y dar a conocer tu proyecto o hablar con los clientes. Sin embargo, una vez has entrado en redes como Twitter o Facebook es difícil evitar la tentación de leer las noticas de tu equipo de fútbol, ver las fotos de la última fiesta, o confirmar tu asistencia a la próxima cena de clase. Esto también es aplicable al uso de WhatsApp, Line, WeChat y similares, enemigos públicos de la productividad.

Solución: Limita el acceso a las redes sociales a 20-30 minutos al día, y NUNCA durante el trabajo. Prueba a ponerte filtros en el ordenador, y dejar el móvil a dos metros de tu mesa mientras trabajas.

2. Identifica el Principio de Pareto para mejorar tu productividad.

El Principio de Pareto nos dice que en cualquier sociedad existen “muchos de poco” y “pocos de mucho”. Numéricamente, Pareto nos dice que existe un 80% que posee un 20%, y un 20% que posee un 80%. Aplicado a una empresa, debemos entender que el 80% de nuestros beneficios vendrán de una actividad que supone un 20% de nuestros recursos (puede ser el tiempo, clientes, input…). Si sabemos descubrir ese 20% y enfocar en él, delegando el otro 80% por ejemplo, los resultados empresariales no tardarán en llegar :)

3. Evita procastinar.

Para quién no lo sepa, la procastinación viene a ser algo así como “dejar para mañana lo que se puede hacer hoy“. Ya sea por ansiedad, estrés, o simplemente pereza, hay ciertas tareas que tratamos de evitar, perdiendo el tiempo en otras mucho menos importantes y que apenas generan rendimientos. Esto se convierte en un problema si esas tareas están dentro del 20% señalado antes, y tiran por suelo tu productividad. Así que, a por ellas.

4. Escribe todas las tareas a corto y largo plazo.

Precisamente, para evitar procastinar y centrarte en el 20% del que hablábamos, puede ser fundamental tener una pizarra con todas las tareas a realizar durante el día, semana y mes. Anota todas esas actividades pendientes, y márcalas con colores según la importancia que tenga cada una de ellas. Céntrate primero en las más importantes, aunque sean las que más trabajo cuesten, y una vez terminada, tacha la tarea. Verás que bien sienta :)

5. Aprovecha tu tiempo libre en la oficina para mejorar tu proyecto.

Si compartes los descansos en la oficina con otros compañeros tendrás un doble premio: crearás una relación más cercana, y al mismo tiempo podrás conocer el trabajo que realiza tu compañero. A veces nos encerramos en nuestros ordenadores y olvidamos que a dos metros hay un compañero cuyo trabajo puede ser uno de los pilares del proyecto. Estas “reuniones” inesperadas pueden significar una mejora en tus tiempos y un incremento en la productividad considerable.